jueves, mayo 11, 2006

La vaca y la garcilla

Junto a las pisadas del perro, vi a una garcilla bueyera que estaba quitándole los bichos de las patas a la vaca, mientras daba saltitos para no morir aplastada. La vaca solamente arrancaba pasto con los dientes y lo masticaba.

Ya aburrida, la garcilla salió de debajo de la vaca y emprendió vuelo. Subió hasta las nubes y se perdió detrás de los árboles que había en una montaña cercana.

Miré a la vaca, que seguía masticando sin percatarse de la ausencia del pájaro. "Tú no puedes volar", le dije. "No eres más que un inútil cuadrúpedo comedor de pasto".

Y al fin, ¿no lo somos todos?

1 comentario:

Schlecter dijo...

Hemos irrespetado tanto a las vacas, (basta con dar una pasadilla aun matadero) que para calmar nuestras culpas tenemos que despreciar a estos utiles y beneficos animales.

Para ellos el genocido y holocausta es cosa cotidiana.

Lo mejor que podemos hacer:

Bajemos en un 50% nuestro consumo de carne.

En fir una vaca nos proporciona alimento y vestido.

¿Por que despreciar a tan magnifica bestia?

Parasitos nosotros, que les causamos tanto daño. Alguien dijo:

El infierno es el lugar mas parecido a un matadero de vacunos.

Otro dijo: Las pesadillas de las vacas estan plagadas con seres humanos.

Respetemos a los animales, no seamos especistas.